Browse By

Quistes Vaginales: Causas, Síntomas y 10 Tratamientos Caseros

Los quistes vaginales son bolsas cerradas de aire, líquido o pus localizadas sobre o debajo del revestimiento vaginal. Existen varios tipos de quistes vaginales, que pueden ser causados por una lesión durante el parto, acumulación de líquido en sus glándulas o tumores benignos (no cancerosos) dentro de la vagina.

Los quistes generalmente no causan ningún síntoma, pero a veces pueden causar molestias. Los quistes vaginales suelen ser pequeños y, a menudo, no requieren tratamiento. Sin embargo, diferentes tipos de quistes pueden aumentar de tamaño y provocar dolor, picazón o un mayor riesgo de infección.

¿Qué es un Quiste Vaginal?

Un quiste vaginal es un bulto de tejido blando o semisólido que se puede desarrollar a lo largo de las paredes de la vagina, generalmente cerca de la abertura de la vagina. Pueden variar en tamaño, desde pequeños como un guisante hasta grandes como una naranja.

Los quistes vaginales generalmente se forman cuando una glándula o conducto se obstruye, lo que provoca que se acumule líquido u otro material en el interior.

Un quiste vaginal rara vez es canceroso y, en muchos casos, ni siquiera causa ninguna molestia. Muy a menudo, los quistes se descubren durante un examen pélvico de rutina.

Quistes Vaginales Síntomas

Quistes Vaginales

En la mayoría de los casos de quistes vaginales, el tratamiento es innecesario. Por lo general, se necesita tratamiento si se siente molestias o dolor debido al tamaño del quiste o si hay una infección. En tal escenario, se puede tener síntomas como un bulto blando en la pared vaginal, una protrusión de la vagina, molestias durante el coito y dificultad para insertar tampones.

Para tratar los quistes vaginales, existen muchos remedios caseros simples y efectivos. Estos remedios también ayudan a combatir cualquier infección y a promover la curación.

Tipos de quistes vaginales

Hay muchos tipos de quistes vaginales. Los tipos más comunes incluyen quistes de inclusión vaginal, quistes del conducto de Gartner y quistes de Bartolino.

Quistes de inclusión vaginal

Los quistes de inclusión vaginal son el tipo más común de quistes vaginales. Estos pueden surgir durante el nacimiento de un bebé o después de una cirugía. Este tipo de quiste es causado por una lesión en la pared de la vagina.

Quistes del conducto de Gartner

El conducto de Gartner se desarrolla cuando una mujer está embarazada. El conducto generalmente desaparece después de dar a luz. Sin embargo, si el conducto permanece después del parto, puede acumular líquido y más tarde puede convertirse en un quiste en las paredes de la vagina.

Quiste de Bartolino

La glándula de Bartolino se encuentra cerca de la abertura de la vagina en los labios vaginales. Si un colgajo de piel crece sobre esta glándula, el líquido puede acumularse en la glándula y formar un quiste. El quiste generalmente es indoloro. Si este quiste se infecta, puede causar un absceso. Un absceso es una acumulación de pus.

Síntomas de quistes vaginales

Típicamente no hay síntomas asociados con los quistes vaginales. Lo que se puede notar es un pequeño bulto que sobresale de la pared de la vagina y puede causar dolor o malestar durante las relaciones sexuales o al insertar un tampón. Llame a su médico si nota un bulto dentro de la vagina.

No es probable que los quistes vaginales causen síntomas evidentes a la mujer. Según el tamaño y la ubicación, puede sentir o no la masa del quiste.

A menudo, un ginecólogo puede descubrir quistes durante un examen anual de rutina. El quiste puede permanecer del mismo tamaño o crecer con el tiempo.

La mayoría de los quistes no serán dolorosos. Sin embargo, algunos de los quistes más grandes pueden causar molestias durante las relaciones sexuales, al caminar, al hacer ejercicio o al insertar un tampón.

Es más probable que los quistes causen dolor si se infectan. Las bacterias normales de la piel o las enfermedades de transmisión sexual pueden causar que un quiste vaginal desarrolle una infección que puede conducir a un absceso.

Diagnóstico de Quistes Vaginales

Durante un examen pélvico de rutina, su ginecólogo puede sentir una masa en la pared vaginal. También pueden revisar su historial médico y preguntar qué síntomas puede tener. Es posible que su médico también desee realizar pruebas adicionales para descartar ciertas afecciones. Éstas incluyen:

  • Una biopsia de una muestra de tejido del quiste para descartar la posibilidad de cáncer vaginal
  • Pruebas de las secreciones de la vagina o el cuello uterino para determinar si una infección de transmisión sexual está presente
  • Una radiografía para ver si el quiste se encuentra debajo de la vejiga o en la uretra
Quistes Vaginales

Quistes Vaginales

Causas y factores de riesgo

Es más probable que se produzcan quistes vaginales cuando un conducto o glándula se obstruye, causando la acumulación de líquidos y otros materiales. La causa de un quiste vaginal generalmente determina su tipo.

Por ejemplo, una lesión en las paredes vaginales causa quistes de inclusión.

Los factores de riesgo más probables para los quistes de inclusión son una rasgadura o desgarro durante el parto, una cirugía que daña el revestimiento de la vagina o una episiotomía (corte pequeño entre la vagina y el ano) realizada antes del parto para ensanchar la abertura de la vagina.

Los quistes de la glándula de Bartolino ocurren cuando la abertura de la glándula de Bartolino queda bloqueada por el colgajo de piel que lo cubre, lo que causa un crecimiento lleno de líquido.

Los quistes de inclusión vaginal son los más comunes. Estos pueden formarse como resultado de una lesión en las paredes vaginales durante el proceso de nacimiento o después de la cirugía.

Los quistes del conducto de Gartner se desarrollan en las paredes laterales de la vagina. Este conducto está presente mientras el bebé se está desarrollando en el útero, pero frecuentemente desaparece después del nacimiento. Si quedan partes del conducto, pueden recoger líquido y convertirse en un quiste de la pared vaginal más adelante.

El quiste o absceso de Bartolino es la acumulación de líquido por el pus que forma un bulto en una de las glándulas que se encuentran a cada lado de la abertura vaginal.

Los pedazos de endometriosis pueden aparecer como pequeños quistes en la vagina.

Los tumores benignos de la vagina son poco comunes. Generalmente están compuestos de quistes.

Los cistoceles y rectoceles son bultos en la pared vaginal de la vejiga o el recto subyacente. Estos no son realmente quistes, pero pueden verse y sentirse como masas quísticas en la vagina.

Cuándo ver a un doctor

Una mujer debe tener un examen ginecológico anual como parte de la atención normal y de rutina. Además, es una buena idea que un médico revise cualquier nuevo bulto en la vagina para asegurarse de que sea benigno.

Las mujeres también deben buscar atención médica si un quiste vaginal o un bulto se vuelve doloroso o muestra signos de infección.

Quistes vaginales causas

Quistes vaginales: Causas

Tratamiento de Quistes Vaginales

En la mayoría de los casos de quistes vaginales, el tratamiento es innecesario. Por lo general, el tratamiento se administra si una persona experimenta alguna molestia o dolor, debido al tamaño del quiste o si hay una infección.

Los quistes vaginales deben controlarse durante los exámenes de rutina para ver si crecen. Si el quiste crece o causa síntomas graves, se puede realizar una cirugía para extirpar el quiste. Si el quiste causa una infección o un absceso, su médico puede recetarle antibióticos.

Si se necesita tratamiento, se puede usar una de las siguientes opciones:

Antibióticos, generalmente recetados si un quiste vaginal está infectado, o en casos en que las pruebas revelan que hay una infección de transmisión sexual. Si se ha formado un absceso y se drena adecuadamente, es posible que no se necesiten antibióticos.

Baños sentada, en donde la mujer se sumerge en una bañera llena de algunas pulgadas de agua tibia varias veces al día durante 3-4 días. Este remojo puede ayudar a que un quiste pequeño e infectado explote y drene sin necesidad de más intervención.

Marsupialización, para quistes frecuentemente recurrentes o molestos. Un médico coloca puntos en cada lado de una incisión de drenaje para crear una apertura permanente. Se puede insertar un tubo de goma para promover el drenaje durante unos días después del procedimiento y para ayudar a prevenir la recurrencia.

Eliminación de la glándula, realizada en casos raros de quistes de Bartolino. Sin embargo, generalmente, este no es el caso.

El drenaje quirúrgico puede ser necesario para quistes grandes o infectados con el fin de eliminar su contenido. Esto a menudo se realiza con anestesia local o sedación, y puede llevarse a cabo en la consulta del médico.

Un médico hace una pequeña incisión en el quiste, que luego se drena. Después de drenar el quiste, el médico coloca un pequeño tubo de goma en la incisión. Esto permite que el quiste permanezca abierto durante varias semanas para drenar por completo.

Complicaciones

Las complicaciones debidas a los quistes vaginales son raras. Sin embargo, los quistes pueden crecer con el tiempo, lo que puede provocar un aumento del dolor e incomodidad, y también puede aumentar el riesgo de infección. La cirugía para extirpar un quiste puede conllevar un riesgo de infección u otras complicaciones en el sitio de la escisión.

10 Remedios Caseros para Quistes Vaginales

Remedios caseros para quistes vaginales

Remedios caseros para quistes vaginales

1. Baño sentada

Tomar un baño sentada es beneficioso para reducir las incomodidades de los quistes vaginales. Puede ayudar a aliviar la irritación y estimular la curación al promover el drenaje del quiste.

Además, los baños sentada ayudan a mantener el área limpia y reducen el riesgo de una infección.

2. Vinagre de sidra de manzana

Otro remedio efectivo y fácil para los quistes vaginales es el vinagre de sidra de manzana. La naturaleza ácida del vinagre de sidra de manzana puede ayudar a reducir el tamaño y la inflamación de los quistes vaginales.

Como el vinagre de sidra de manzana ayuda a mantener el nivel de pH de la vagina, reduce aún más el riesgo de infección e incluso previene el desarrollo de más quistes.

3. Compresa caliente

Aplicar una compresa tibia al quiste es otra manera fácil y efectiva de suavizarlo y estimular el drenaje, lo que a su vez ayuda al proceso de curación.

Una compresa caliente también ayuda a matar las bacterias para reducir el riesgo de infección y combate la inflamación.

4. Aceite de árbol de té

El aceite de árbol de té realmente puede ayudar con el dolor y la inflamación asociados con los quistes vaginales. Es particularmente bueno para el tratamiento de quistes de Bartolino.

No solo elimina el dolor, el aceite de árbol de té también ayuda a eliminar las bacterias dañinas en el área vaginal y, por lo tanto, reduce el riesgo de una infección. De hecho, ayuda a drenar el quiste en 1 o 2 días.

5. Cúrcuma

La cúrcuma también funciona muy bien para tratar los quistes vaginales. La curcumina compuesta en la cúrcuma funciona como un agente antiinflamatorio que ayuda a combatir el dolor y la inflamación.

Además, la cúrcuma es un antiséptico natural, lo que significa que puede ayudar a prevenir y tratar cualquier infección.

6. Ajo

El ajo es otro remedio casero eficaz para cualquier tipo de quistes vaginales, principalmente debido a sus potentes propiedades antibióticas. Ayuda a matar las bacterias presentes alrededor de los quistes, lo que reduce el riesgo de una infección.

Cuando se ingiere, el ajo también ayuda a estimular el sistema inmunológico para ayudar a combatir las infecciones y promover la curación.

Remedios naturales quiste vaginal

Remedios naturales para quiste vaginal

7. Aspirina

También puede usar aspirina para hacer que el quiste se drene. Sus propiedades antisépticas y antiinflamatorias ayudan a controlar el dolor y la inflamación, así como a reducir el riesgo de infección.

8. Aloe vera

Para tratar los quistes vaginales, el aloe vera es muy efectivo.

Tiene propiedades curativas y antiinflamatorias que ayudan en el proceso de curación y reducen la inflamación.

9. Yogur

Otro buen ingrediente que se puede usar para tratar los quistes vaginales es el yogur.

Al ser rico en bacterias lactobacilos, el yogur griego ayuda a restablecer el nivel normal de pH vaginal. Esto inhibe la actividad de organismos infecciosos que pueden causar una infección, lo que empeoraría la condición y retrasaría el proceso de curación.

Además, reduce el olor vaginal.

10. Sepia

Un remedio probado a lo largo del tiempo para los quistes vaginales es la sepia. La sepia se hace de un pigmento oscuro, de color marrón-gris obtenida de la tinta de la sepia.

 

La sepia es un remedio eficaz para combatir la inflamación y el dolor asociados con los quistes vaginales. También se puede usar para prevenir el desarrollo de quistes adicionales.

Está fácilmente disponible en clínicas homeopáticas en gránulos o en forma líquida. Para la dosificación correcta, consulte a su médico.

Consejos adicionales

  • Para prevenir los quistes vaginales, pídale a su pareja que sea gentil durante las relaciones sexuales.
  • No apriete, raspe ni pinche el quiste. Deje que se drene solo para reducir el riesgo de infección.
  • Mantenga el área limpia lavándola regularmente con un lavado medicado.
  • Nunca realice una ducha vaginal, ya que puede irritar el quiste.
  • Si el quiste es doloroso, considere usar una toalla sanitaria en lugar de un tampón durante sus períodos.
  • Mantener buenos hábitos de higiene para prevenir la infección de un quiste y la formación de un absceso.
  • Para tratar un quiste vaginal infectado, es posible que deba tomar antibióticos.
  • Puede optar por una cirugía para extirpar el quiste, si hay mucha molestia o si el quiste sigue volviendo.
  • Aumentar el consumo de vitamina A, vitamina B y zinc ayuda a promover la curación de los tejidos de la piel.
  • Si su médico lo recomienda, hágase una biopsia para descartar la posibilidad de cáncer.
Quistes Vaginales: Causas, Síntomas y 10 Tratamientos Caseros
5 (100%) 1 voto