Browse By

Síntomas, causas y tratamientos del hipotiroidismo – Dr. Axe

Basado en evidencia

Este contenido de Dr. Axe se revisa médicamente o se verifica para garantizar información precisa.

Con estrictas pautas de abastecimiento editorial, solo vinculamos a instituciones de investigación académica, sitios de medios de comunicación de renombre y, cuando la investigación está disponible, estudios revisados ​​por pares médicos. Tenga en cuenta que los números entre paréntesis (1, 2, etc.) son enlaces en los que se puede hacer clic a estos estudios.

La información de nuestros artículos NO pretende reemplazar una relación uno a uno con un profesional de la salud calificado y no pretende ser un consejo médico.

Este artículo está basado en evidencia científica , escrito por expertos y verificado por nuestro personal editorial capacitado. Tenga en cuenta que los números entre paréntesis (1, 2, etc.) son enlaces en los que se puede hacer clic a estudios revisados ​​por pares médicos.

Nuestro equipo incluye nutricionistas y dietistas con licencia, especialistas certificados en educación para la salud, así como como especialistas certificados en fuerza y ​​acondicionamiento, entrenadores personales y especialistas en ejercicios correctivos. Nuestro equipo tiene como objetivo no solo ser minucioso con su investigación, sino también objetivo e imparcial.

La información en nuestros artículos NO pretende reemplazar una relación uno a uno con una salud calificada. profesional de la salud y no pretende ser un consejo médico.

Por

El hipotiroidismo es una afección en la que la glándula tiroides está poco activa y no produce ni libera adecuadamente las hormonas tiroideas. La glándula tiroides normalmente libera muchas hormonas cruciales que viajan a través del torrente sanguíneo para llegar a los receptores que se encuentran en todo el cuerpo. Por lo tanto, una alteración en la función de la tiroides puede causar problemas de salud notables y generalizados.

La tiroides es una pequeña glándula ubicada en la base de su cuello, a veces descrita como en forma de mariposa. Mientras tanto, en la base del cerebro se encuentra la glándula pituitaria, que secreta la hormona estimulante de la tiroides (TSH). La TSH hace que la tiroides produzca y libere tiroxina, la principal hormona tiroidea.

Casi el 5 por ciento de la población estadounidense mayor de 12 años tiene alguna forma de hipotiroidismo. Algunas estimaciones sugieren que hasta el 40 por ciento de la población padece al menos algún nivel de tiroides hipoactiva. Las mujeres, especialmente las mujeres mayores, son el grupo más susceptible de desarrollar hipotiroidismo. Las personas de edad avanzada o que tienen otras enfermedades autoinmunes existentes, como la diabetes tipo 1, la artritis reumatoide y la enfermedad celíaca, por ejemplo, también tienen un mayor riesgo.

¿Cuáles son algunas de las más síntomas comunes de hipotiroidismo? Cambios en su metabolismo, función cardíaca, digestión, energía, apetito, sueño o estado de ánimo … incluso el crecimiento de su cabello, piel y uñas puede ser causado por hipotiroidismo.

Sin embargo, un hipotiroidismo ¡El diagnóstico no es una sentencia de muerte! Hay muchas formas de tratar el hipotiroidismo de forma natural a través de un plan de dieta para el hipotiroidismo y otros remedios naturales. Descubra cómo comenzar su viaje a continuación.

9 posibles causas de hipotiroidismo

1. Trastornos inflamatorios de la tiroides

La causa más común de hipotiroidismo en países desarrollados es una condición llamada tiroiditis de Hashimoto. Este es un trastorno endocrino autoinmune que ocurre cuando la tiroides se inflama. Cuando alguien tiene Hashimoto, su propio cuerpo esencialmente comienza a atacarse a sí mismo produciendo anticuerpos que intentan destruir la glándula tiroides.

¿Por qué sucede esto? El sistema inmunológico piensa erróneamente que las células tiroideas no son parte del cuerpo, por lo que intenta eliminarlas antes de que puedan causar daños y enfermedades. El problema es que esto causa una inflamación generalizada,

que puede resultar en muchos problemas diferentes. Según el Dr. Datis Kharrazian, el 90 por ciento de las personas con hipotiroidismo tienen Hashimoto que inflama la glándula tiroides con el tiempo, pero esta no es la única causa de hipotiroidismo.

2. Mala dieta (especialmente una que carece de yodo y selenio)

Una dieta baja en alimentos ricos en nutrientes, especialmente en yodo y selenio (que son oligoelementos cruciales para la función tiroidea), aumenta el riesgo de trastornos hipotiroideos. La glándula tiroides necesita selenio y yodo para producir niveles adecuados de hormonas tiroideas. Estos nutrientes también desempeñan otras funciones protectoras en el cuerpo. Por ejemplo: la deficiencia severa de selenio aumenta la incidencia de tiroiditis porque detiene la actividad de un antioxidante muy poderoso conocido como glutatión, que normalmente controla la inflamación y combate el estrés oxidativo. Ponerse en marcha con una dieta para el hipotiroidismo asegura que obtendrá las cantidades adecuadas de selenio y yodo en su dieta.

3. Desequilibrios hormonales

En algunos casos raros, porque la glándula pituitaria produce una hormona llamada hormona estimulante de la tiroides (TSH), que controla los niveles de hormonas que se bombean fuera de la tiroides, un problema con la glándula pituitaria puede causar cambios en la función tiroidea.

4. Inflamación intestinal (síndrome del intestino permeable)

Un entorno intestinal insalubre puede contribuir a deficiencias de nutrientes y aumentan la actividad autoinmune en el cuerpo. Las sensibilidades o alergias a los alimentos, incluidas las del gluten y los lácteos, pueden desencadenar inflamación intestinal. Otras causas de un intestino dañado son los altos niveles de estrés, la sobrecarga de toxinas de la dieta y el medio ambiente y los desequilibrios bacterianos. Cuando se produce intestino permeable , pequeñas partículas que son normalmente atrapados dentro del intestino comienzan a filtrarse al torrente sanguíneo a través de pequeñas aberturas en el revestimiento del intestino, lo que crea una cascada autoinmune y una serie de síntomas negativos.

5. Genética

Aunque no es muy común, los recién nacidos a veces nacen con una disfunción de la glándula tiroides, una condición genética llamada hipotiroidismo congénito. Alguna evidencia muestra que las personas tienen más probabilidades de desarrollar hipotiroidismo si tienen un familiar cercano con una enfermedad autoinmune. Pero según el Instituto Nacional de Salud (NIH), la probabilidad de hipotiroidismo congénito es muy baja y solo alrededor de 1 de cada 4,000 recién nacidos nace con un trastorno de la tiroides.

6. Embarazo

Durante o después del embarazo, aunque no se sabe exactamente por qué, algunos las mujeres comienzan a producir niveles muy altos de hormonas tiroideas, seguidos de una disminución muy rápida. Esta condición se conoce como tiroiditis posparto. Los síntomas suelen desaparecer en un plazo de 12 a 18 meses, pero también pueden provocar hipotiroidismo permanente.

7. Interacciones de ciertos medicamentos

Los medicamentos específicos parecen conducir con frecuencia al desarrollo de tiroides hipoactiva. Los más comunes incluyen medicamentos para tratar el cáncer, problemas cardíacos y ciertas afecciones psiquiátricas.

8. Altos niveles de estrés emocional

El estrés afecta las hormonas y se sabe que empeora la inflamación . El estrés puede elevar los niveles de cortisol y adrenalina, que altera la función de los neurotransmisores y empeora los síntomas de la enfermedad de la tiroides. Estos incluyen niveles bajos de energía, mal humor, baja concentración, apetito alterado y aumento de peso e incapacidad para dormir bien.

9. Inactividad y falta de ejercicio

El ejercicio y una dieta saludable son importantes para controlar estrés crónico y manejo de la función neurológica relacionada con las hormonas. Las investigaciones muestran que las personas que hacen ejercicio regularmente suelen dormir mejor , lidiar mejor con el estrés y mantener más a menudo un peso más saludable, todo lo cual reduce algunos de los mayores factores de riesgo y síntomas asociados con el hipotiroidismo.

Contenidos

Síntomas de hipotiroidismo

La tiroides se considera una “glándula maestra”. Además de producir hormonas cruciales, ayuda a controlar el proceso de convertir los nutrientes de los alimentos en energía utilizable con la que funciona el cuerpo. Debido a que la tiroides juega un papel tan importante en su metabolismo, la disfunción puede afectar a casi todas las partes del cuerpo, incluidos sus niveles de energía y su capacidad para quemar calorías.

Las hormonas clave producidas por la tiroides también ayudan al hígado a descomponer el colesterol que circula por el torrente sanguíneo. La tiroides también puede estimular las enzimas necesarias para controlar los niveles de grasa de triglicéridos; esta es la razón por la que los cambios en la función tiroidea causan problemas cardíacos.

Otros efectos notables del hipotiroidismo incluyen mal humor y un metabolismo lento. Esencialmente, cuando su tiroides es hipoactiva, su metabolismo se ralentizará, lo que podría significar que siempre se sentirá cansado o tendrá dificultades para bajar de peso.

Su estado de ánimo es especialmente susceptible a los cambios en los niveles hormonales, por lo que algunas personas con hipotiroidismo lidian con

depresión , ansiedad, dificultad para dormir bien y baja inmunidad. La glándula tiroides ayuda a regular los mensajeros químicos llamados neurotransmisores, que controlan sus emociones y las señales nerviosas. Esta es la razón por la que una tiroides desequilibrada puede significar cambios emocionales drásticos en ocasiones.

Algunas de las señales de advertencia más comunes del hipotiroidismo incluyen:

  • Fatiga
  • Depresion y ansiedad
  • Aumento de peso
  • Infertilidad

  • Bocio (nódulos en la base del cuello, a veces acompañados de opresión en la garganta, tos o hinchazón)
  • Siento frio
  • Estreñimiento
  • Dolores musculares y sensibilidad
    • Problemas de riñon
      • Rigidez e hinchazón en las articulaciones

        • Perdida de cabello
        • Piel áspera y agrietada
        • Dificultad para respirar
        • Cambios en el ciclo menstrual
          • Gripe o resfriado más frecuente debido a una función inmunológica baja

            Para Averigüe si tiene hipotiroidismo, su médico realizará análisis de sangre para verificar los niveles de las hormonas conocidas como T4 (tiroxina) y TSH (hormona estimulante de la tiroides). El hipotiroidismo se diagnostica en la prueba de tiroides cuando la TSH es alta. A veces, la TSH puede estar alta, pero la tiroides todavía produce suficientes hormonas. Esta afección se conoce como hipotiroidismo subclínico (o leve).

            El hipotiroidismo leve suele ser la etapa inicial. Puede progresar a hipotiroidismo si no se adopta una dieta de hipotiroidismo y no se realizan cambios en el estilo de vida. Cuando la afección no se corrige, pueden ocurrir reacciones autoinmunes más graves, lo que puede empeorar los problemas, como una función cerebral deteriorada, infertilidad, embarazos no saludables, obesidad. , complicaciones cardíacas y dolor en las articulaciones.

            Otro síntoma a tener en cuenta son los nódulos tiroideos, una acumulación de células dentro de la tiroides que crea un bulto anormal. La mayoría de los nódulos tiroideos no son peligrosos. Pero algunos de ellos se vuelven cancerosos con el tiempo. Si su médico sospecha que tiene nódulos tiroideos, debe hacer que los evalúen para detectar células cancerosas.

            Para pacientes con cánceres de tiroides, un método de tratamiento convencional común se conoce como yodo radiactivo, o yodo radiactivo. Debido a que la tiroides absorbe la mayor parte del contenido de hierro de su cuerpo, se supone que esta radiación concentrada mata con éxito la mayoría de las células tiroideas enfermas sin dañar las células del resto del cuerpo.

          Complicaciones

          En algunos casos, las personas con una tiroides extremadamente hipoactiva pueden caer en lo que se conoce como coma mixedematoso, caracterizado por un estado mental en declive, hipotermia y ralentización de muchos órganos internos. Si usted o alguien que conoce tiene problemas graves de tiroides y comienza a mostrar letargo o estupor importante, busque atención médica de emergencia de inmediato.

          Los comas mixedematosos son raros y ocurren con mayor frecuencia en ancianos y mujeres. , especialmente en los meses de invierno. Generalmente, es el resultado de hipotiroidismo no diagnosticado y / o no tratado y puede ser fatal si no se trata.

          Resulta que el hipotiroidismo es muy prevalente en pacientes con enfermedad renal. En una

Opinión Actual en Endocrinología, Diabetes y obesidad

estudio, evidencia sugirió que el hipotiroidismo era un factor de riesgo para la enfermedad renal crónica (ERC), la progresión de la ERC y un riesgo de muerte aún mayor en la enfermedad renal.

9 remedios naturales para el hipotiroidismo

1. Dieta para el hipotiroidismo

¿Qué alimentos son buenos para una tiroides hipoactiva? Estos son los principales alimentos para una dieta de hipotiroidismo para iniciar el proceso de curación:

    Pescado silvestre: Aporta los ácidos grasos omega-3 EPA y DHA, esenciales para el equilibrio hormonal y la función tiroidea.

        Aceite de coco: proporciona Ácidos grasos de cadena media en forma de ácido caprílico, ácido láurico y ácido cáprico, que favorecen un metabolismo saludable, aumentan la energía y combaten la fatiga.

        Algas: Las buenas algas son algunas de las mejores fuentes naturales de yodo y ayudan a prevenir las deficiencias que alteran la función tiroidea.

      • Alimentos ricos en probióticos: estos incluyen kéfir (un producto lácteo fermentado), yogur de leche de cabra orgánica, kimchi, kombucha, natto, chucrut y otras verduras fermentadas.
        • Semillas germinadas: las semillas de lino, cáñamo y chía proporcionan ALA, un tipo de grasa omega-3 que es fundamental para el equilibrio hormonal adecuado y la función tiroidea.
            Agua limpia: el agua ayuda con la hidratación y la función digestiva mientras previene la fatiga y el mal humor. Para prevenir el estreñimiento, la falta de energía y los antojos de azúcar, beba al menos ocho onzas cada dos horas.

            • Alimentos ricos en fibra: Personas las personas con hipotiroidismo pueden tener dificultades digestivas, así que trate de consumir entre 30 y 40 gramos de fibra al día. Una dieta alta en fibra no solo ayuda con la salud digestiva, sino que también mejora la salud del corazón, equilibra los niveles de azúcar en la sangre y respalda un peso saludable al hacer que se sienta más lleno.
                Caldo de huesos: el caldo de res y pollo contiene los aminoácidos L-prolina y L-glicina, que pueden ayudar a reparar el revestimiento digestivo y mejorar el hipotiroidismo.
                  Frutas y verduras: son ricas en vitaminas, minerales y antioxidantes que son necesarios para combatir el daño de los radicales libres y reducir la inflamación. Son ricos en nutrientes y deben constituir una gran parte de una dieta saludable, ya que apoyan la salud digestiva, la función cerebral, la salud del corazón, el equilibrio hormonal y un peso saludable.

                  Estos son alimentos que deberían no aparecen en su dieta de hipotiroidismo:

                  • Alimentos con bocio: las personas con hipotiroidismo pueden querer evitar comer grandes cantidades de verduras Brassica crudas como brócoli, coliflor, repollo, col rizada, soja y coles de Bruselas. Estos vegetales pueden afectar la función tiroidea porque contienen bociógenos, moléculas que afectan la perioxidasa tiroidea.
                        Agua del grifo: La mayoría del agua del grifo contiene flúor (un disruptor endocrino) y cloro que inhiben la absorción de yodo.

                            Gluten: Muchas personas con problemas de tiroides también son sensibles a sin gluten o tiene enfermedad celíaca, una enfermedad autoinmune que resulta en una alergia al gluten. El gluten se encuentra en todos los productos de trigo, centeno y cebada. Revise cuidadosamente las etiquetas de los ingredientes para evitar el gluten oculto que se esconde en muchos alimentos envasados.

                                Lácteos convencionales: como el gluten, los lácteos pueden especialmente problemático para la tiroides, desencadenando reacciones que aumentan las respuestas inflamatorias. Evite los productos lácteos convencionales de leche de vaca que no sean orgánicos y hayan sido pasteurizados. El consumo de leche de cabra orgánica, cruda o de vaca orgánica A2 es una mejor opción.

                                    Azúcar: el azúcar puede alterar el equilibrio hormonal necesario para el metabolismo. Las personas con problemas de tiroides tienen dificultades para perder peso. Debido a que la tiroides es una glándula clave para el equilibrio hormonal y el metabolismo, es mejor evitar el azúcar, ya que puede contribuir a alteraciones hormonales, fatiga, cambios de humor, empeoramiento de la depresión y aumento de peso.
                                      Productos de harina refinada: cualquier alimento elaborado con carbohidratos refinados, como la harina de trigo enriquecida, por ejemplo, tiene un impacto negativo en los niveles hormonales y puede contribuir al aumento de peso.

2. Ashwagandha (500 miligramos diarios)

Ashwagandha es una hierba adaptógena que ayuda al el cuerpo responde al estrés, manteniendo los niveles hormonales en mejor equilibrio. Los adaptógenos ayudan a reducir el cortisol y equilibrar los niveles de T4. De hecho, en los ensayos clínicos, la suplementación con ashwagandha durante ocho semanas funcionó esencialmente como tratamiento de tiroxina, ayudando a los pacientes con hipotiroidismo a aumentar significativamente los niveles de la hormona tiroxina y así reducir la gravedad del trastorno. Además, pruebe otras hierbas adaptógenas como la rodiola, la raíz de regaliz, el ginseng y la albahaca sagrada, que tienen beneficios similares.

3. Yodo (150-300 microgramos al día)

Los estudios demuestran que incluso pequeñas cantidades de yodo suplementario (250 microgramos) provocan cambios leves pero significativos en la función de la hormona tiroidea en individuos predispuestos. Una dieta rica en alimentos integrales que contienen yodo, incluidos pescado, vegetales marinos, huevos, productos lácteos crudos y algas marinas, puede ayudar a prevenir la deficiencia.

Los suplementos de yodo no deben tomarse con la enfermedad de Hashimoto porque demasiado yodo a largo plazo aumenta el riesgo de desarrollar una tiroides hiperactiva. Si bien es casi imposible obtener demasiado comiendo solo una variedad de alimentos saludables, a veces las personas que toman suplementos o comen cantidades muy altas de algas secas y algas marinas pueden exceder el límite superior recomendado de 500 miligramos por día.

4. Selenio (200 microgramos diarios)

La tiroides es el órgano con la mayor contenido de selenio en todo el cuerpo. El selenio es necesario para la producción de la hormona tiroidea T3 y puede reducir los efectos autoinmunes. En pacientes con enfermedad de Hashimoto y en mujeres embarazadas con trastornos de la tiroides, la suplementación con selenio disminuye los niveles de anticuerpos antitiroideos y mejora la estructura de la glándula tiroides.

Debido a que ayuda a equilibrar los niveles hormonales, el selenio puede reducir el riesgo de sufrir un trastorno de la tiroides durante el embarazo (tiroiditis posparto) y después. Otros estudios han demostrado que cuando la deficiencia de selenio se resuelve mediante la suplementación, los pacientes experimentan una reducción promedio del 40 por ciento en los anticuerpos tiroideos en comparación con un aumento del 10 por ciento cuando se les administra un placebo.

5. L-tirosina (500 miligramos

dos veces al día)

Un aminoácido utilizado en la síntesis de hormonas tiroideas, tiroxina (T4 ) se produce naturalmente a partir de la yodación de la tirosina, un aminoácido no esencial obtenido tanto de fuentes dietéticas que contienen proteínas como a través del cuerpo que produce algunas por sí mismo.

Se ha demostrado que la suplementación con L-tirosina mejorar la falta de sueño y puede ayudar a combatir la fatiga y el mal humor al mejorar el estado de alerta y la función de los neurotransmisores. Una razón por la que la L-tirosina es beneficiosa en

curación los síntomas de la tiroides se debe a que desempeña un papel en la producción de melatonina, dopamina y / o noradrenalina, que son nuestras hormonas naturales para “sentirse bien”.

6. Aceite de pescado (1000 miligramos diarios)

Ácidos grasos esenciales que se encuentran en el aceite de pescado son fundamentales para la función del cerebro y la tiroides. Los omega-3 DHA y EPA que se encuentran en el aceite de pescado están asociados con un menor riesgo de síntomas de la tiroides, que incluyen ansiedad, depresión, colesterol alto, enfermedad inflamatoria intestinal , artritis, diabetes, un sistema inmunológico debilitado y enfermedad autoinmune agravada. Los suplementos de aceite de pescado con omega-3 también pueden ayudar a equilibrar los niveles de omega-6 en la dieta, lo cual es importante para la salud continua.

7. Complejo de vitamina B (una cápsula de complejo B al día)

Vitamina B12 y la tiamina son importantes para la función neurológica y el equilibrio hormonal. Las investigaciones muestran que la suplementación con tiamina puede ayudar a combatir los síntomas de enfermedades autoinmunes, incluida

fatiga crónica . En un estudio clínico, cuando los pacientes con Hashimoto recibieron 600 miligramos por día de tiamina, la mayoría experimentó una regresión completa de la fatiga en unas pocas horas o días.

La vitamina B12 es otro nutriente importante para combatir la fatiga porque beneficia al sistema nervioso central de muchas formas importantes: mantener la salud de las células nerviosas (incluidos los neurotransmisores); proteger la cubierta de los nervios llamada vaina de mielina de la célula: y convertir los nutrientes de los alimentos en energía utilizable para el cerebro y el cuerpo.

8. Suplemento probiótico (50 mil millones de UFC por porción)

Los probióticos pueden ayudar a curar la intestino y ayuda en la absorción de nutrientes mientras reduce la inflamación. Otros beneficios de un probiótico de alta calidad incluyen ayudar a mantener un sistema inmunológico más fuerte; aumentar la energía de la producción de vitamina B12; reducir el crecimiento bacteriano o viral en el intestino como cándida; mejorar la salud de la piel y ayudar con el control del apetito y la pérdida de peso.

9. Aceites esenciales

Para mejorar la función tiroidea y ayudar a tratar los síntomas de enfermedades autoinmunes, pruebe algunos de estos protocolos de aceites esenciales en la parte superior de su dieta de hipotiroidismo:

    Combine tres gotas de incienso aceite con cinco partes de aceite de limoncillo y cinco partes de aceite de clavo. Frótelos directamente sobre la tiroides, que se encuentra en la parte delantera inferior de su cuello. También puede intentar poner dos gotas de aceite de incienso en el paladar dos veces al día.

        De manera similar, intente frotar dos para cuatro gotas de aceite de limoncillo y mirra directamente sobre el área de la tiroides, junto con los puntos de reflexología en los pies (los dedos gordos del pie) y en las muñecas varias veces al día.

        Para combatir los dolores musculares o articulares, pruebe un baño relajante con geranio, clavo, mirra y aceites de limoncillo.

            Para combatir la fatiga, pruebe una combinación de aceites de menta y cítricos , como limón y pomelo.

                Para mejorar su estado de ánimo y reducir la ansiedad o irritabilidad, use manzanilla, incienso y aceite de lavanda, ya sea difundido en y nuestra casa o añadido a un baño.

              Pensamientos finales

                El hipotiroidismo es una condición en la que la tiroides la glándula es hipoactiva y no produce ni libera correctamente las hormonas tiroideas.

                  No existe cura para el diagnóstico de hipotiroidismo, pero pueden ser formas de aumentar naturalmente la producción de hormona tiroidea a través de la dieta.

                    Cuando su tiroides es hipoactiva, su metabolismo se ralentizará, lo que puede significar que siempre te sientes cansado o tienes dificultades para bajar de peso.

                        La dieta del hipotiroidismo elimina los alimentos que pueden causar inflamación y reacciones y en su lugar se enfoca en alimentos que ayudan a sanar el tracto gastrointestinal, equilibrar las hormonas y reducir la inflamación.