Browse By

Cómo Desinflamar el Tendón de Aquiles: 12 Remedios Caseros ✓

El tendón de aquiles inflamado o Tendinitis Aquilea es una enfermedad común que ocurre cuando el largo tendón que va por la parte posterior de la parte baja de su pierna se irrita e inflama.

El tendón de Aquiles es el tendón más largo del cuerpo. Conecta sus músculos de la pantorrilla con el hueso del talón y se usa para caminar, correr, subir escaleras, saltar y andar en cuclillas. Aunque el tendón de Aquiles puede soportar gran estrés como al correr y saltar, también es propenso a la tendinitis, una enfermedad asociada el uso excesivo y el desgaste.

Inflamación del Tendón de Aquiles

Tendon de Aquiles

Tendón de Aquiles

La tendinitis aquilea es una lesión de uso excesivo del tendón de Aquilea, la banda de tejido que conecta los músculos de la pantorrilla en la parte posterior de la pierna con el hueso del talón.

La tendinitis aquilea ocurre más comúnmente en corredores que incrementan repentinamente la intensidad o duración de sus carreras. También es común en la gente de la edad avanzada que juega deportes, como el tenis, basquetbol, aunque sea solo los fines de semana.

La mayoría de los casos de tendinitis aquilea pueden ser tratados con remedios caseros relativamente simples bajo la supervisión de su doctor. Las estrategias de cuidado propio son usualmente necesarias para prevenir episodios recurrentes. Los casos más serios de tendinitis aquilea pueden conducir a desgarres del tendón (rupturas) que pueden requerir una reparación quirúrgica.

Causas de la Tendinitis Aquilea

La tendinitis aquilea es causada por un intenso o repetitivo esfuerzo del tendón de Aquiles, la banda de tejido que conecta los músculos de la pantorrilla con el hueso del talón. El tendón se usa cuando camina, corre, salta o se empuja hacia arriba con los dedos.

La estructura del tendón de Aquiles se debilita con la edad, lo que puede hacerlo más vulnerable a lesiones — particularmente en personas que participan en deportes solo los fines de semana o que han incrementado repentinamente la intensidad de sus rutinas de correr.

La tendinitis aquilea generalmente no está relacionada a una lesión específica. El problema es resultado de estrés repetitivo al tendón. Esto pasa a menudo cuando obligamos a nuestros cuerpos a hacer demasiado, muy rápido, pero otros factores pueden aumentar la posibilidad de desarrollar tendinitis, incluyendo:

  • Incremento repentino en la cantidad o intensidad de ejercicios—por ejemplo, incrementar la distancia que usted corre a diario algunas millas sin darle a su cuerpo el tiempo de ajustarse a la nueva distancia.
  • Músculos de pantorrilla tensos—tener los músculos de la pantorrilla tensos y comenzar repentinamente un programa de ejercicios agresivo puede poner estrés extra en el tendón de Aquiles.
  • Espolón óseo—crecimiento extra del hueso donde el tendón de Aquiles se sujeta al hueso del talón puede rozar el tendón y causar dolor.
Tendinitis Aquilea

Tendinitis Aquilea

Otras causas de inflamación del tendón de Aquiles

  • Ejercitarse sin un calentamiento apropiado.
  • Forzar el músculo durante ejercicios repetidos o durante la actividad física.
  • Practicar deportes, como el tenis, que requieren detenerse rápidamente y cambiar de dirección.
  • Incremento repentino en la actividad física sin dejar que su cuerpo se ajuste al incremento de entrenamiento.
  • Usar zapatos viejos que no le sirvan.
  • Usar tacones alto a diario o por tiempos prolongados.
  • Tener espuelas de hueso en la parte trasera del talón.
  • La edad avanzada, ya que el tendón de Aquiles se debilita con la edad.

Síntomas de un tendón de Aquiles inflamado

El dolor asociado a la tendinitis aquilea comienza normalmente como un dolor leve en la parte posterior de la pierna o sobre el talón luego de correr u otras actividades deportivas. Pueden ocurrir episodios de dolor más severo después de trotar de manera prolongada, subir escaleras, o correr.

Puede que también sienta sensibilidad o rigidez, especialmente en la mañana, que usualmente mejora con actividad leve.

Los síntomas comunes de la tendinitis aquilea incluyen:

  • Dolor y rigidez a lo largo del tendón de Aquiles en la mañana.
  • Dolor a lo largo del tendón o la parte posterior del talón que empeora con actividad.
  • Dolor severo el día después de ejercitar.
  • Engrosamiento del tendón.
  • Espolón óseo (tendinitis insercional)
  • Inflamación presente todo el tiempo y que empeora con las actividades diarias.
  • Incomodidad o inflamación en la parte posterior del talón.
  • Músculos de la pantorrilla tensos.
  • Rango limitado de moción al flexionar el pie.
  • Piel en el talón caliente al tacto.

Si ha experimentado un “estallido” súbito en la parte posterior de la pantorrilla o el talón, usted puede haber roto (desgarrado) su tendón de Aquiles. Vea a su doctor inmediatamente si piensa que pudo haber desgarrado su tendón.

Factores de riesgo

Un número de factores pueden incrementar el riesgo de tendinitis aquilea, incluyendo:

Inflamacion del Tendon de Aquiles

Inflamacion del Tendon de Aquiles

  • Su sexo. La tendinitis aquilea es más común en hombres.
  • Su edad. La tendinitis aquilea se vuelve más común al envejecer.
  • Problemas físicos. Un arco naturalmente plano en su pie puede ejercer más presión sobre el tendón de Aquiles.
  • Decisiones de entrenamiento. Correr con zapatos desgatados puede incrementar el riesgo de tendinitis aquilea. El dolor de tendón ocurre más frecuentemente en climas fríos que en climas cálidos, y correr en un terreno montañoso puede predisponerlo a una lesión del tendón de Aquiles.
  • Condiciones médicas. Las personas que tienen psoriasis o hipertensión tienen mayor riesgo de desarrollar tendinitis aquilea.
  • Medicaciones. Ciertos tipos de antibióticos, llamados fluoroquinolonas, se han asociado con mayores tasas de tendinitis aquilea.

Tratamiento de la Tendinitis Aquilea

El tratamiento apunta a reducir el dolor y la inflamación. La opción de tratamiento dependerá de la severidad de la enfermedad y si el paciente es un atleta profesional o no.

El doctor probablemente sugerirá una combinación de estrategias.

Los métodos para tratar la tendinitis aquilea incluyen:

Paquetes de hielo: aplicar estos al tendón, cuando duele o después de ejercitar, puede aliviar y el dolor y la inflamación.

Descanso: esto le da al tejido tiempo para sanar. El tipo de reposo dependen necesario depende de la severidad de los síntomas. En casos leves, puede significar reducir la intensidad de los ejercicios, pero los casos severos podrían requerir un reposo completo por días o semanas.

Elevar los pies: mantener los pies levantados por encima del nivel del corazón puede reducir la inflamación.

Alivio del dolor: Los fármacos anti-inflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno, pueden reducir el dolor y la inflamación. Las personas con asma, enfermedad del hígado o riñón deben consultar primero a su médico.

Inyecciones de esteroides: la cortisona, por ejemplo, puede reducir la inflamación del tendón, pero también ha sido asociada con un riesgo más elevado de ruptura de tendón. Recibir la inyección mientras se escanea el área con ultrasonido puede reducir este riesgo.

Vendaje de compresión y dispositivos ortopédicos: Los soportes para el tobillo y las plantillas pueden ayudar a la recuperación a medida que eliminan el estrés del tendón. Las elevaciones del talón, que alejan el pie de la parte posterior del zapato, pueden ayudar a los pacientes con tendinitis aquilea insercional.

Onda de choque extracorpórea (ODCE): ondas de choque de alta energía son usadas para estimular el proceso de sanación. Los resultados no han sido consistentes, pero si otras medidas no funcionan, podría valer la pena intentarlo antes de optar a una cirugía.

¿Cuánto tiempo dura una tendinitis?

Usualmente toma entre unos cuantos días a 6 semanas para que una tendinitis se cure.

Tendon De Aquiles Inflamado Remedios

Tendon de Aquiles Inflamado: Remedios

Cirugía

La cirugía puede reparar el daño recibido por el tendón como resultado de la tendinitis aquilea. La Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos (AAOS, por sus siglas en inglés) solo recomienda la cirugía si el dolor continua por 6 meses o más.

El procedimiento más común es la recesión gastrocnemio. Esto involucra el alargamiento de uno o más músculos que componen la pantorrilla, para darle al tobillo un rango más amplio de moción.

Diagnóstico

Si se sospecha una tendinitis aquilea, evite cualquier ejercicio o actividad que cause el dolor. Es recomendable ver un doctor o fisioterapeuta pronto para que se puede realizar un diagnóstico certero y recomendar un tratamiento apropiado.

Un doctor tomará su historia médica completa y le preguntará sobre la naturaleza y duración de los síntomas. Realizarán una examinación física del área afectada. Puede que se use un escaneo ultrasónico para comprobar el daño al tendón o las estructuras adyacentes. Ocasionalmente imagen por resonancia magnética (IRM) puede ser recomendada. Puede que tomen rayos X para descartar otras enfermedades que puedan causar síntomas similares a la tendinitis aquilea.

Los síntomas de la tendinitis aquilea son a menudo similares a los síntomas de otras enfermedades como la ruptura parcial del tendón de Aquiles y la bursitis del talón. Esto puede dificultar el diagnóstico y puede que se requiera referirle a un especialista ortopédico para que se pueda realizar un diagnóstico preciso.

Cómo Prevenir la Tendinitis

Las siguientes medidas puede reducir significativamente el riesgo de desarrollar tendinitis aquilea:

  • Al inicio de un régimen de ejercicios, comience lentamente e incremente gradualmente la duración e intensidad.
  • Haga estiramientos y calentamiento adecuados antes de ejercitarse.
  • Haga estiramientos y calentamientos post-ejercicios.
  • Escoja su calzado cuidadosamente y use los apropiados para el deporte que quiera realizar.
  • Use dispositivos ortopédicos para apoyar correctamente el pie.
  • Haga ejercicio dentro de los niveles de condición física y siga un programa sensato de ejercicios.
  • Desarrolle músculos de pantorrilla fuertes y flexibles, al realizar ejercicios excéntricos (caídas de talón) y estiramiento diario.

12 Remedios Caseros para Desinflamar el Tendón de Aquiles

Cómo desinflamar el Tendón de Aquiles

Cómo desinflamar el Tendón de Aquiles

1. Método R.H.C.E

Esto puede parecer básico pero el método R.H.C.E es probablemente el más efectivo y más reconocido para aliviar la incomodidad y el dolor de la tendinitis aquilea.

La R significa reposo, porque el estrés constante en esa área del pie es lo que ocasionó el desastre en primer lugar. Sea consciente del tiempo que permanece de pie, e intente poner menos estrés y esfuerzo en ese tendón si es posible.

La H significa hielo. Enfriar su tendón de Aquiles regularmente, con hielo envuelto en una toalla para que gradualmente reduzca su temperatura, en vez de causar impacto a los tendones y músculos con frio extremo, puede ayudar a reducir la inflamación y a proveer alivio del dolor en días particularmente malos.

La C significa compresión, porque aplicar presión y apoyo a esa área, particularmente al dormir, o hacer actividades complicadas que requieren giros y movimientos físicos inusuales, es esencial. Puede estabilizar el tendón y proveer soporte para prevenir cualquier lesión futura. Los calcetines de compresión y unos zapatos adecuados pueden ayudar con este paso.

La E significa Elevación, ya que darle un poco de altura ayuda a la sangre a fluir a esa área, pero también deja que la gravedad trabaje por usted. En vez de hacer que los vasos sanguíneos y los capilares en esa área trabajen más, eleve su tendón de Aquiles y sienta un alivio casi inmediato.

2. Aceite de ricino

En términos de remedios más tradicionales, el aceite de ricino ha sido usado por generaciones como un cura-todo, pero cuando se trata de anti-inflamación, el casi 90% de ácido ricinoleico que contiene el aceite de ricino es una opción ideal para el alivio de la tendinitis aquilea. Asegúrese de aplicar el aceite de ricino – ¡no lo consuma!

3. Suplementos de Vitamina E

Como agente anti-inflamatorio natural, los suplementos de vitamina E pueden ser una adición sabia al régimen nutricional si usted sufre de tendinitis aquilea. La vitamina E estimula el sistema circulatorio y funciona como un antioxidantes, removiendo los radicales libres que pueden exacerbar los problemas en el cuerpo e incrementar la inflamación.

4. Cúrcuma

Una de los más reconocidos componentes de la cúrcuma es la curcumina, que es una sustancia anti-inflamatoria. Por lo tanto, agregar esta gustosa especia a algunas comidas puede asegurar que usted reciba la beneficiosa curcumina en su sistema, puede esperar alivio del dolor y una reducción de la inflamación en el tendón afectado.

5. Cambios de estilo de vida

Fumar contribuye a la mala circulación, así que como paciente que sufre de tendinitis aquilea, dejar de fumar puede mejorar significativamente sus probabilidades de sanar y evitar enfermedades más serias. Dejar de fumar puede ser difícil, pero cuando se trata de eliminar algo que posiblemente duele cada vez que da un paso, tal vez sea hora de pensar en dejar ese hábito.

Tendon De Aquiles Rehabilitacion

Tendon De Aquiles Rehabilitacion

6. Zapatos adecuados

Aunque ya fue mencionado, el calzado es una de las maneras esenciales de prevenir el desarrollo de la tendinitis aquilea. Particularmente para atletas e individuos que dependen de sus pies, pantorrillas y tobillos para muchas de sus actividades (imagine los escaladores de rocas o mensajeros en bicicleta), tener un calzado apropiado y de buen apoyo es esencial. El estrés constante al tendón de Aquiles al usar calzado inapropiada puede tener efectos devastadores. Hable con su doctor sobre su estilo de vida y sobre si él piensa que está usando el correcto para de zapatos.

7. Estiramiento

Calentar el cuerpo, incluso antes de un día normal de trabajo, es esencial para mantener aquellos músculos saludables y activos, lo que prevendrá esfuerzos y estrés innecesarios en partes delicadas del cuerpo, como el tendón de Aquiles. Una sesión rápida de 5 a 10 minutos de estiramientos una o dos veces al día puede hacer maravillas sobre su flexibilidad y protegerlo de una amplia variedad de problemas de salud.

8. Acupuntura

La acupuntura es otro buen remedio para la tendinitis aquilea. Un estudio del 2013 indicó que la acupuntura puede ayudar a aliviar el dolor y mejorar la actividad en pacientes sufriendo de tendinitis aquilea crónica, comparado a hacer ejercicios excéntricos. Adicionalmente, la acupuntura también tiene la habilidad de incrementar el flujo sanguíneo y la saturación de oxígeno a su tendón de Aquiles, aliviando el dolor y la inflamación.

Por lo tanto, debería ver a un experto en acupuntura que tenga experiencia en tratar la tendinitis aquilea para que lo ayude con esta enfermedad.

9. Vinagre de sidra de manzana

Puede usar el vinagre de sidra de manzana como una forma natural de mantener la tendinitis aquilea a raya.

Gracias a las propiedades alcalinizantes e anti-inflamatorias que contiene, el vinagre de sidra de manzana se convierte en otro remedio casero natural para la tendinitis aquilea. Es capaz de reducir la inflamación y el dolor.

10. Jengibre

El jengibre es muy efectivo para tratar enfermedades relacionadas con la inflamación y para reducir el dolor. Esta raíz, de hecho, está llena de propiedades anti-inflamatorias e antioxidantes que ayudan a aliviar la inflamación, el dolor, y la hinchazón. Adicionalmente, mejora la circulación del área afectada.

Jengibre para aliviar la tendinitis

Jengibre para aliviar la tendinitis de forma natural

11. Sal de epsom

También puede usar sal de epsom para ayudarlo a tratar una tendinitis aquilea efectivamente. El magnesio contenido en la sal de epsom estimulará el proceso de sanación de los músculos lesionados y adolorido. Además, también proporciona asistencia para relajar sus músculos y aliviar la inflamación y el dolor.

12. Dejar de fumar

Fumar es conocido como un factor importante que contribuye a una mala circulación. Por lo tanto, si usted es un paciente con tendinitis de Aquiles, debe dejar de fumar para acelerar significativamente el proceso de curación y también para evitar problemas más serios. Puede ser difícil dejar de fumar, pero debe pensar en el efecto de este mal hábito sobre su salud y tomar la decisión correcta para protegerse a sí mismo.

Cómo Desinflamar el Tendón de Aquiles: 12 Remedios Caseros ✓
4.5 (90%) 2 votos